lunes, 27 de febrero de 2017

Te esperamos en la próxima asamblea!

Apussam: tu mejor libro de quejas, te invita a participar en las decisiones de tu salud. Porque defender tu salud, es formar parte de ella.

¿Queres sumarte? La próxima asamblea de Apussam es el Jueves 2 de marzo a las 15 hs en el CELS, Piedras 547. CABA.

Lxs usuarixs de los servicios de salud mental nos constituimos en la APUSSAM para juntos hacer oir nuestras voces y defender nuestros derechos. Te esperamos!


Todos los 1° y 3° jueves de cada mes, a las 15, en el CELS. 
Acercate! 
Sumate!

jueves, 23 de febrero de 2017

Campaña Anti-estigma. Hoy publicamos: La necesidad de contar con una abogado defensor...


CAMPAÑA ANTIESTIGMA

El objetivo de esta campaña es la lucha contra el estigma de la locura. A partir de diversos escritos, Apussam se propone analizar, describir y compartir experiencias de vida en las que el estigma ocupó un lugar protagónico, llegando a prevalecer sobre la identidad de la persona. 
Desde la Asamblea se busca difundir otra mirada sobre la locura, que la sociedad toda sepa que no somos personas peligrosas, que no hay motivos para temernos, que merecemos ser respetados.





La necesidad de contar con un abogado defensor…. Y la inmediata implementación de todas las leyes de salud mental sancionadas…. 

APUSSAM
Asamblea Permanente de Usuari@s de los Servicios de Salud Mental[1]

Estas no son historias contadas porque si, porque no tenemos nada mejor que hacer o decir, o porque nos complacemos con algún tipo de narrativa policial por pura diversión... Este es un claro ejemplo de cómo, historias entrelazadas vividas por diferentes usuarios, hacen una experiencia de vida que nos es común a todos...  Historias de abuso, golpes de puño y patadas, encierro forzado, sobre medicación, mala alimentación, amenazas… Y demás… Entre nosotros ha habido amas de casa, verduleros, carniceros, vecinos, filósofos, ingenieros, analistas de sistemas, físicos recibidos del Instituto Balseiro, publicistas, técnicos electricistas, abogados, artistas de fama, cantantes de fama, actores-payaso de profesión,  restauradores de arte sacro, taxistas,  militares, biólogos, extranjeros, escritores, y una extensa lista de personas de todas las clases sociales….  Esta no es una historia de entretenimiento, ni un pasatiempo formal, esto es verdad, pura y absoluta realidad, tan llanamente como puede ser contada… Por eso nosotros, por eso nuestra voz… A cualquiera, en cualquier momento de su vida, por la razón que sea, le puede tocar vivir nuestras mismas experiencias….  Y terminar donde nosotros terminamos….
Y cuando eso sucede se pierden trabajos, familia, hijos, afectos, propiedades, el propio respeto, el amor por nosotros mismos, y en definitiva, se pierden todos los derechos humanos. Los pocos familiares que aún los quieren y pueden acompañarlos y ayudarlos, y ustedes mismos, van a estar esperando porque haya quién alce la voz, por ustedes… por sus derechos… por eso…. Nosotros…
  
Me trajeron las autoridades policiales en un auto, algunos llegan en otros vehículos blancos de igual sirena….
Me retuvieron los documentos… Dos personas de guardapolvo blanco,  me interrogaron tan amablemente como ellos suelen hacerlo en estos casos, en presencia de un fornido enfermero y un guardia de vigilancia, y al cabo de un rato de anotar y consultar entre ellos, me dieron a leer un escrito judicial en el que una jueza expresaba el siguiente párrafo: “Sugiero la inmediata internación de:  Mi persona….” …. Acto seguido me comunican: “Tenemos “ORDEN” de internarte….”  A lo que yo aterrado contesté: “La jueza “SUGIERE” la internación, no la ordena….  Y mas aterrado aún, desesperado, y tratando de aferrarme a lo poco que aún me quedaba de dignidad y libertad dije: “Si me internan a la fuerza, los voy a demandar por privación ilegítima de libertad….”   Aunque yo no tenía ni idea de cómo hacer eso…. Al momento trato de marcharme del consultorio….
Entonces ellos me retienen a la fuerza, entre todos, me inyectan alguna droga, y de inmediato me hacen firmar unos papeles de constancia de. “Internación consentida…”

Solicitaron mis medios de comunicación, tanto mi celular, como mi computadora personal… Y mi radio…
Además de la droga que inyectaron en mi cuerpo...  Me dieron otras, vía oral…
Revisaron mi boca para ver que hubiera tragado todo, por si de las otras dosis, escupía algo...
Me alojaron en un lugar llamado: “ADMISIÓN”…  Con guardia en la salida, barrotes y puerta reforzada…
Vi gente atada a las camas, personas babeándose, otras sostenerse a las paredes y algunos llorando, y gritando,  y pidiendo por favor, los dejen salir, de este lugar….
Entre ellos estuve yo….
Si realmente tengo una enfermedad: ¡QUIERO CURARME!!!!
Me pregunto: ¿Qué es todo este maltrato….?
¿Estoy esperando un abogado….?  ¿Alguien en mi defensa….? ¿Alguien vendrá a corroborar que estoy loco….?  Y si necesito atención: ¿Podré negarme a las prácticas médicas que me desagradan porque ya las he probado antes….? Y si lo hago: ¿Me golpearán….? ¿Me atarán a la cama….? ¿Quién es ese horroroso personaje con delantal y cara de Torquemada que me mira como diciendo: “Sos mío….”?
Estar internado no es placentero, sea cual fuere el motivo de la internación….
Si a eso le sumamos que uno está retenido en contra de su voluntad, en un manicomio y sometido a recibir golpes, sobre medicaciones y otras formas de torturas, sobre todo las psicológicas, mas precisamente en el mismo lugar en el que te encierran para curarte de eso mismo, de padecimientos mentales….  Psicológicos…. Psiquiátricos…. 
Y me doy cuenta ahora, con las nuevas leyes, del hecho de que contar con la posibilidad de tener un abogado defensor que nos apoye, que vele por nuestros derechos y escuche nuestras necesidades, nos brinda una sensación de protección que nunca antes habíamos experimentado….  Lo que no es poco….  No lo duden….
Una sensación de igualdad desconocida hasta ahora…
Es sentir que no estamos solos en esos momentos dolorosos….  Que alguien nos guía en la oscuridad, que podemos saber cuáles son nuestros derechos, que vamos a tener acceso a conocer nuestros tratamientos y a los profesionales que nos atienden, a comunicarnos con nuestras familias y amigos, en caso de que queramos….  
Que tenemos derecho a saber si estamos en una cárcel o un hospital….  Y que podamos reconocer la diferencia….
Que si nos golpean, quedará en nuestra historia clínica....
Que por más inconscientes que estemos a causa de lo que nos sucede en ese momento, o por las pastillas que nos dieron, no nos van a hacer firmar un consentimiento de internación, sin nuestro verdadero: “consentimiento”....  Como ha pasado antes….
Ahora y por las leyes vigentes sancionadas, el momento en el que nos designan un abogado, que nos dicen que tenemos derechos, que somos iguales a cualquiera, volvemos a ser ciudadanos….
Volvemos a ser personas, sujetos de derecho….
A partir de ese momento, volvemos a la vida, porque todo ese tiempo en el que silenciaron nuestras voces, no tuvieron en cuenta nuestros derechos más elementales y nos privaron de lo más esencial y elemental que tenemos:    “Nuestra libertad”….
Tener un abogado defensor es recobrar nuestra identidad humana, y el empoderamiento de nuestra  autonomía…. Como personas que somos….
Queremos que los servicios de salud mental funcionen bien para los usuarios, queremos poder hacer uso de nuestros derechos, participar de las decisiones de nuestros tratamientos. Queremos decir NO a las sugeciones mecánicas, físicas y al chaleco químico.
Si tenés dudas sobre tus derechos podes llamarnos o contactarte con organismos de derechos humanos.

APUSSAM: Asamblea Permanente de Usuari@s de los Servicios de Salud Mental

[1] La APUSSAM se reúne todos los 1eros y 3eros jueves de cada mes a las 15 hs. en la sede del CELS, Piedras 547, CABA. Más información en: http://asambleadeusuariosdesaludmental.blogspot.com.ar/ o en Facebook: Apussam Asamblea de Usuarios o escribir a: asambleausm@gmail.com





 Este texto fue publicado en la Revista del Ministerio Publico de la Defensa N° 11, diciembre de 2016.

jueves, 9 de febrero de 2017

Campaña Anti-estigma. Hoy publicamos: Sobre la justicia y la salud mental.

CAMPAÑA ANTIESTIGMA

El objetivo de esta campaña es la lucha contra el estigma de la locura. A partir de diversos escritos, Apussam se propone analizar, describir y compartir experiencias de vida en las que el estigma ocupó un lugar protagónico, llegando a prevalecer sobre la identidad de la persona. 
Desde la Asamblea se busca difundir otra mirada sobre la locura, que la sociedad toda sepa que no somos personas peligrosas, que no hay motivos para temernos, que merecemos ser respetado.



Sobre la Justicia y la Salud Mental: Sugerencias de APUSSAM[1]

1.- Introducción:

En este documento pretendemos compartir las principales ideas a las que llegamos luego de largos debates. Siendo todos usuarios de los servicios de salud mental, hemos atravesado diversas experiencias con la Justicia, debido a internaciones forzosas y procesos de insania o inhabilitaciones.
Las charlas entre pares sobre aquellas experiencias transitadas en diversos ámbitos de la Justicia nos permitieron recordarlas y analizarlas. Cierta sensación de “inseguridad jurídica”, producto de los obstáculos para que podamos acceder a una “Justicia Justa” en casos de interdicciones (insanias e inhabilitaciones) motivó el debate y el análisis grupal, del cual surgen las sugerencias vertidas en este documento.
En principio destacaremos las principales fallas que entendemos obstaculizan el actuar de la justicia y de un trato justo, para luego detallar algunas recomendaciones que podrían hacer de las prácticas de los curadores, jueces, fiscales, defensores, asesores, peritos y abogados, un trato más respetuoso.

2.- Principales fallas en los procesos judiciales.

- Los jueces suelen ser muy inflexibles y distantes.
En nuestras experiencias los encuentros con los jueces no se han caracterizado por ser positivos. El espacio de tensión, el breve tiempo del encuentro, las preguntas cortas y cerradas, no daba lugar para que nosotros podamos participar junto con los jueces en las decisiones que incumben a nuestra salud mental y nuestra vida.

- Problemas y fallas en la comunicación entre los operadores judiciales.
Curadores, peritos, fiscales, defensores y Jueces no siempre están en contacto entre sí. A veces la ausencia de comunicación caracteriza a las decisiones que tomaron sobre nuestros tratamientos y otras veces fueron fallas o malentendidos en la comunicación entre ellos. La ausencia de conexión entre las diferentes instancias judiciales es una de las complicaciones del proceso que más se reitera. Cada operador sabe y se ocupa de una parte del proceso, de manera independiente, como si estuviera solo en el ámbito de la justicia y como si la persona pudiera separarse en diferentes secciones: psiquiátricas, legales, médicas, sociales; sin articular el trabajo ni entrar en comunicación entre ellos.
Además, falta comunicación también entre los operadores y los usuarios. No sólo necesitamos hablar con el Juez, quien finalmente tomará las decisiones; también con los técnicos que intervienen en nuestros procesos: médicos forenses, trabajadores sociales, peritos, fiscales, defensores.

-Escaso tiempo de audiencia.
No todos pudimos conocer a los jueces que intervenían en nuestras “causas”, pero para aquellos que logramos acceder a una audiencia, nos ha sucedido que las mismas duraron apenas unos minutos. Creemos que ningún juez puede tomar una decisión respecto de la vida de una persona en cinco minutos de diálogo.

3.- Sugerencias a los operadores judiciales:
Pasaremos ahora a detallar algunas recomendaciones para el trabajo en las diversas instancias judiciales, con el objetivo de que puedan ser más respetuosos de nuestros derechos.

- En la primera entrevista con profesionales, técnicos, peritos, etc.
Nuestra historia de relaciones con diversos operadores judiciales nos ha enseñado a desconfiar, producto de diversos maltratos recibidos por técnicos y profesionales de la salud y la justicia, quienes muchas veces nos han perjudicado tomando decisiones erróneas.
Si nada hay que esconder, si nada tienen que ocultar, pedimos que al presentarse en nuestras casas o al visitarnos en hospitales o centros de internación, se presenten dando acreditación de quiénes son. Creemos indispensable que antes de iniciar una entrevista el profesional se presente, dando su nombre y apellido, especialidad, pertenencia institucional, funciones y en lo posible una tarjeta o datos de contacto para que podamos comunicarnos o preguntar por él.
Luego, pedimos nos expliquen el motivo de la citación o de la visita, el por qué de esa entrevista y lo más importante: detallar y explicar claramente cuáles son los alcances de esa entrevista, sus posibilidades y límites.

- Presencia de acompañante en las entrevistas:
Incluir siempre la posibilidad de que alguna persona esté presente en los encuentros con profesionales, técnicos, operadores judiciales, en caso de que lo consideremos necesario. Es fundamental que esa persona sea elegida por nosotros.
Esta recomendación se torna de primordial importancia cuando se trata de una entrevista con el Juez, y más aún cuando es la primera entrevista con él. El primer contacto con el Juez genera mucha ansiedad, entre otros motivos por el poder que tiene de modificar el curso de nuestras vidas. Creemos que el primer contacto con él es muy importante, la primera impresión que daremos tiene un gran peso para el transcurso de los acontecimientos que se sucederán en nuestras vidas y tratamientos. Necesitamos tener la posibilidad de estar acompañados de alguien que nos de tranquilidad y seguridad.  Que podamos elegir con quién asistir.

Entrevistas respetuosas y en espacios privados:
Para generar climas más distendidos, en los que podamos dar cuenta de cómo estamos, quiénes somos, necesitamos que se desarrollen en espacios donde la privacidad esté cuidada y respetada. En espacios donde sea posible conversar con tranquilidad, escuchándose, sin interrupciones. En espacios donde no esté entrando y saliendo gente, donde no puedan interrumpir, donde no estemos al alcance de la vista de otras personas y que no puedan escuchar lo que decimos. Además, quienes nos entrevistan / interrogan deberían cuidar que sus celulares estén apagados para que la conversación tenga la privacidad necesaria.

Audiencias accesibles con el Juez.
No queremos que nos traten como cosas. Queremos que nos escuchen. Las audiencias con el Juez debieran ser accesibles a todos, necesitamos que éstas se respeten como un derecho y que no funcionen como un “trámite” de cinco minutos. Que las audiencias o “contactos directos” no sean simplemente una necesidad del proceso judicial, sino que sea una instancia de intercambio en donde reine la tolerancia y la intención sea la de escuchar al usuario.
Para que esta posible instancia de audiencia que brinda la ley sea accesible a todos, debería tener como requisito un trámite burocrático administrativo sencillo, de fácil y rápida realización para todos, para que todos podamos pedir la audiencia que queremos y a la que tenemos derecho.

Incluir un sistema de APOYOS
Existen instancias del proceso judicial que a veces no comprendemos; en ocasiones debemos notificarnos de documentos que no entendemos. Si pudiéramos disponer de tiempo para conservar los documentos que debemos firmar, podríamos consultar con profesionales de confianza o con nuestros defensores, de qué se trata y pedirles que nos traduzcan a un lenguaje sencillo y coloquial lo que dicen los documentos de los que debemos notificarnos.
Solicitamos la posibilidad de incluir personas de confianza que nos asesoren de manera coloquial y en un lenguaje sencillo sobre las diferentes instancias del proceso judicial que estamos atravesando, que nos esclarezcan las etapas que hemos atravesado y las que nos falta pasar, cuáles son nuestros derechos en ellas y por qué está sucediendo lo que nos sucede. 
Estas personas deberían ser provistas por el sistema judicial, pero si así no fuera, o si el defensor / curador no fuera de confianza, debemos tener el derecho a elegir con quién informarnos y asesorarnos, a quién acudir y a quién pedir que nos acompañe; ya sea un profesional calificado, un familiar, o un integrante de una organización de usuarios o de Derechos Humanos.

Transmisión clara y precisa de la información.
Independientemente de lo dicho en el punto anterior, creemos que no debe reemplazar la obligación del defensor y del juez de explicarnos cuáles son nuestros derechos y qué implica el proceso que se nos está iniciando.
Sería pertinente la inclusión de alguna folletería de consulta sobre temas como la capacidad jurídica y el acceso a la justicia, derechos reconocidos en la Convención de los Derechos de las Personas con Discapacidad (CDPCD), así como también el derecho que tenemos a un abogado, previsto en el Art. 22 de la Ley de Salud Mental. Sin embargo, esto no debería suplir la explicación verbal.

Primeras acciones ante una denuncia por razones de Salud Mental
Ante una denuncia de un tercero, el juez debería tomar como primera e infaltable medida, la de citar a la persona denunciada para conocer su punto de vista sobre la denuncia e interiorizarlo de los pormenores.
Antes de ordenar una internación, debiera existir un diagnóstico interdisciplinario que lo recomiende.

Derecho a incorporar pruebas e informes de parte.
Tal como lo explicita el artículo 22 de la Ley de Salud Mental, tenemos derecho a contar con un defensor que represente nuestros intereses, y que pueda optar por incorporar informes de parte en nuestros procesos judiciales. Esto implica que si contamos con un médico psiquiatra / clínico / psicólogo / trabajador social de nuestra confianza que pueda mostrar algún aspecto de nuestra salud que haya estado ausente en informes anteriores, o un punto de vista más favorable para nosotros,  podemos hacerlo.
Evitar el uso de la fuerza pública.
Desde Apussam estamos convencidos que la intervención policial en razones de salud no es lo más conveniente. La salud y la fuerza pública no debieran estar mezcladas. Sólo debería apelarse a su uso en causas extremas, como un último recurso, y no como la vía administrativa que usualmente busca a las personas usuarias para llevarlas al hospital.
En el mismo sentido, creemos que las citaciones no debieran ser POLICIALES. Es muy abrupto que intervenga la policía en todo este proceso, esa debiera ser la última medida a tomar. Otros actores pueden tomar ese rol, desde un lugar más humano y explicativo. Rolando, un integrante de Apussam, compartió su experiencia: “Me despacharon. Conmigo siempre vino la policía. De casa directo a la cama del hospital, a llenarme de piojos, deshidratarme y a estar dopado de tanta medicación.”

Un sistema más eficiente.
Hacer más eficiente y eficaz el circuito administrativo, evitando dilaciones producidas en parte por la falta de comunicación entre áreas médicas, psiquiátricas y sociales a su interior y por falta de conexión con los sectores de trabajo y vivienda del gobierno.

4.- Palabras finales.
El presente documento es, como se explicitó anteriormente, el fruto de una labor colectiva en donde se ha puesto a trabajar nuestra propia experiencia en función de que estos aportes puedan modificar ciertas prácticas del ámbito judicial del que somos, la mayoría de la veces, involuntariamente parte – hasta ahora silenciada-.
Optamos por apostar a la transformación social e institucional cuya misión será poner estas palabras en acción. Creemos que es necesario y fundamental que se allane el acceso a la justicia de las personas usuarias de los servicios de salud mental, que pueda encontrarse la certeza jurídica y la protección legal de los usuarios, sean carenciados o no.
En la medida que ciertos canales sean más accesibles, y desaparezca la estigmatización hacia las personas con discapacidad psicosocial, de la que no está exento el ámbito judicial, éste podrá transformarse en un organismo que resguarde los derechos humanos de los usuarios y usuarias, incluso también durante los tratamientos, en los que no debería haber internaciones prolongadas innecesariamente, ni abandono de personas, o cronificación de pacientes, mala alimentación, sarna, pediculosis, negligencia médica, sobremedicación y otros tantos tratamientos abusivos del personal médico.
Es el deseo de los integrantes de APUSSAM que podamos colaborar en esta transformación, y así fortalecer nuestros derechos a acceder a la justicia, a contar con una evaluación justa. No al abandono social ni familiar. No al depósito de pacientes. Nada sobre nosotros sin nosotros.





[1]Por Fernando Aquino, Rolando Hanono y Daniel Tedesco, integrantes de la Apussam, organización conformada por un grupo de hombres y mujeres, usuarios de los servicios de salud mental,  que se reúne con la esperanza de  forjar un mundo en donde no existan los estigmas, ni  las injusticias relacionadas con la salud mental.

miércoles, 1 de febrero de 2017

Campaña Anti-estigma. Hoy publicamos: Decisiones anticipadas.

CAMPAÑA ANTIESTIGMA

El objetivo de esta campaña es la lucha contra el estigma de la locura. A partir de diversos escritos, Apussam se propone analizar, describir y compartir experiencias de vida en las que el estigma ocupó un lugar protagónico, llegando a prevalecer sobre la identidad de la persona.
Desde la Asamblea se busca difundir otra mirada sobre la locura, que la sociedad toda sepa que no somos personas peligrosas, que no hay motivos para temernos, que merecemos ser respetado.




Las Decisiones Anticipadas.

Las Decisiones Psiquiátricas Anticipadas u “hojas de ruta” son un conjunto de instrumentos que permiten a la persona disponer previsiones en caso de que alguna situación le impidiera tomar decisiones respecto de su vida. Se trata de disposiciones de 'carácter' testamentario, en las que las personas anticipan su voluntad.
El contexto de surgimiento está ligado al creciente valor de la autonomía, el reconocimiento de que no es el profesional quien debe decidir que es lo que más 'beneficia' a la persona, la inclusión en la idea de ‘beneficio’ de valores subjetivos tales como la propia concepción de dignidad, de integridad, de calidad de vida.
Se pueden reconocer dos clases principales de directivas, las que dan instrucciones y las que designan a un representante o subrogado además de una tercera opción que condensa las dos posibilidades anteriores: dejar instrucciones y designar, además, un representante.
Las directivas expresan preferencias de las personas. Suelen incluir referencias a las actitudes frente a la vida, la salud y la muerte.

Entre las ventajas más significativas, la presencia de DA:
  • Favorece que se respeten las convicciones acordes con la historia de vida de la persona
  • Orienta las decisiones médicas al conocer las preferencias de la persona
  • Puede reducir la judicialización de casos
Es necesario reconocer que los seres humanos elegimos siempre con el porcentaje de riesgo e incertidumbre que son inherentes a la existencia misma. Que evaluamos con las coordenadas que conocemos hasta un momento dado y con las convicciones acerca de como desearíamos o no vivir.

La toma de decisiones con apoyo:

En lugar de privar al individuo de su capacidad legal y instalar un tutor o curador a cuidar sus intereses (lo que refuerza un estado de pasividad), debemos crear las condiciones que faciliten a la persona al “obrar con impulsos propios”.

Crisis

-En que momento el sufrimiento mental deja de ser aceptable y necesita especial atencion?
-Cuales son los signos del deterioro?
-Los NO:  que cosas debemos evitar cuando estamos en crisis
-Los SI: que cosas nos hacen  sentir mejor durante una crisis
-Que personas nos hacen sentir mejor?
-Que personas no ayudan cuando nos sentimos mal?
-Hay algun alimento que nos haga sentir bien o mal cuando estamos en crisis?
-Que necesitamos que hagan nuestros familiares y amigos cuando no estamos bien?
-Que tratamientos probamos en el pasado y funcionaron?
-Que tratamientos no funcionan?
-Que tratamientos no estamos dispuestos a probar?
-Quien puede encargarse de las decisiones de salud mental cuando nosotros no podemos?

Bienestar

-Como somos cuando nos sentimos bien?
-Como nos gustaria ser?
-El padecimiento mental, ha enriquecido nuestras vidas de alguna manera?
-Hay aspectos de nuestra salud mental que nos hagan sentir especiales o distintos

Asamblea Permanente de Usuarios de los Servicios de Salud Mental

Fuentes:

http://www.nrc-pad.org/content/category/3/7/25/




jueves, 12 de enero de 2017

Apussam dice sobre el acceso a la salud

Hoy compartimos con uds la entrevista que a Apussam le realizaron desde el Programa Atajo, del Ministerio Público Fiscal, en Radio Madres.

Si te la perdiste acá podes escucharla! Y si ya la escuchaste podes escucharla nuevamente...


Entrevista a Apussam en radio Madres


jueves, 15 de diciembre de 2016

En defensa de la Ley Nacional de Salud Mental Yo Me Planto

Compartimos un video impecable, donde Apussam en la Marcha del Yo Me Planto, expresa su preocupación por los ataques a la Ley Nacional de Salud Mental y llama a la sociedad toda a pelear por la defensa de su plena impementación.




martes, 6 de diciembre de 2016

Campaña antiestigma. Hoy publicamos: Cazadores de utopias.

CAMPAÑA ANTIESTIGMA

El objetivo de esta campaña es la lucha contra el estigma de la locura. A partir de diversos escritos, Apussam se propone analizar, describir y compartir experiencias de vida en las que el estigma ocupó un lugar protagónico, llegando a prevalecer sobre la identidad de la persona.
Desde la Asamblea se busca difundir otra mirada sobre la locura, que la sociedad toda sepa que no somos personas peligrosas, que no hay motivos para temernos, que merecemos ser respetados. 




CAZADORES DE UTOPIAS 

(Texto publicado en el periódico Marcha: www.marcha.org agosto 2015)

La Ley de salud mental que en Argentina redactó y reglamentó con éxito el Secretario Ejecutivo de la Conisma (Comisión Nacional Interministerial en Políticas de Salud Mental y Adicciones), Lic. Leonardo A. Gorbacz, es una muestra cabal del cambio de paradigma, hacia los hospitales polivalentes en vez del actual hospital monovalente, o manicomio - cárcel.
Quiero en este artículo contar mi experiencia en el viejo paradigma que estamos intentando superar. Soy asmático, sufro de EPOC (Enfermedad Pulmonar de Obstrucción Crónica) y de varias enfermedades de las vías respiratorias como bronquiolitis, laringitis, asma y otras. Estas enfermedades nunca fueron tratadas en el transcurso de mi internación, ocurrida entre 1990 y 1991. No sólo no atendieron mis afecciones respiratorias sino que estuve lleno de liendres y pediculosis, sin el trato que hubieran debido darme.
Así como el hospital me ha maltratado, la sociedad tampoco ha sabido alojarme. En especial barrios como Balvanera - donde vivo- no están listos para respetarnos a los usuarios y usuarias, sino, por el contrario suelen agredirnos y estigmatizarnos, como si fuéramos sospechosos de algún crimen que jamás cometimos ni haremos. Nuestras necesidades básicas como la vivienda, comida,  trabajo, amor, familia,  son utopías que la Ley Nacional de Salud Mental 26.657 contempla como aspectos primordiales a considerar en el transcurso de los tratamientos por ser indispensables para la salud. Sin embargo, la gente, nuestros vecinos, las fuerzas de seguridad, nos tienen tildados de “'sospechosos”. En mi caso mantengo con holgura la casa que me dejaron mis papás, pero la vecindad me trata como un “paciente peligroso”, como sujeto de toda burla o sospecha. De esa forma no dan lugar y faltan el respeto al Nuevo Paradigma que promueve el Modelo Social de la Discapacidad y el respeto a todas las personas sin estigmatizar ni prejuzgar por haber tenido un diagnóstico.
La incomprensión de vecinos y familiares suele ser la moneda corriente. Nuestra lucha diaria para sobrevivir, buscando trabajo, intentando sobrevivir con una pensión por invalidez o con planes de ayuda social, no es acompañada por familiares ni vecinos. Mientras tanto, las fuerzas de seguridad y la gente mal intencionada busca revertir el proceso de externación y de regreso a la sociedad. Es difícil para cada uno buscar algún sustento, conseguir un trabajo para poder vivir y pagar alimentos, tratamientos y medicación. Además, en mi caso, también debo enfrentarme a la difamación de quienes piensan que todo paciente es un ex-convicto, o un sujeto “peligroso”. Yo sólo pienso en volver al hogar, vivir mi vida de la mejor manera, incluso por qué no enamorarme, quizás casarme o formar pareja y encontrar así al menos la aceptación de nuestro ambiente más próximo, la familia.
Los abusos farmacológicos y el mal diagnóstico (llamado también ''de pasillo '') son algunas de las habituales falencias y causas de las peores descompensaciones en los pacientes. Por ejemplo el uso de Lapenax genera cuadros de falta de glóbulos blancos y aún anemia, el Meleril, medicamento ya en desuso en muchos países por sus contraindicaciones, aquí sigue siendo recetado. También podemos mencionar el empleo de Bromodol y Halopidol, inyectables utilizados generalmente en las guardias médicas o en los centros de salud privados. Todos ellos, constituyen una falla y una agresión contra la salud de los usuarios de los servicios de salud mental, que debemos padecer sus efectos colaterales. Algunos de estos efectos son los problemas intestinales, taquicardias, contracturas que llegan a producir inmovilidad, entre otras.
Mientras tanto en la institución hospitalaria otras cosas también suceden. Las malas dotaciones de enfermeros y sus prácticas irrespetuosas de los derechos de los usuarios también pueden encuadrarse dentro de las causas o condicionantes que lejos de mejorar, entorpecen y perjudican nuestra salud. Los “madrugones'' que nos obligan a realizar cuando estamos internados, sin dejarnos descansar, los malos tratos, la falta de respeto y el desprecio al dirigirse a nosotros, contribuyen a que la terapia no avance y al contrario, la cura se aleje. ¿Por qué no nos dejan dormir un poco más de las 6 am? ¿Por qué nos obligan a realizar trabajos de maestranza? ¿Por qué el momento del baño se transforma en una tortura que empieza en la obligación de formar una fila desnudos, con frío, y que termina en una ducha con agua helada? Los malos tratos de los enfermeros se asemejan muchas veces a la escuela del ejército argentino.
En Apussam, Asamblea Permanente de Personas Usuarias de los Servicios de Salud Mental, espacio que integro hace años, buscamos que se concrete el cambio a un nuevo paradigma en salud mental. En tal sentido, nos llamamos usuarios, y no pacientes, porque los usuarios activos construimos. En cambio los pacientes pasivos esperan. No queremos ser más personas pasivas que reciben dócilmente las órdenes médicas, órdenes e indicaciones que nos maltrataron y torturaron. No queremos ser objetos de protección. Elegimos ser personas activas que participan de sus tratamientos y toman decisiones sobre su salud y su cuerpo. Soñamos con una sociedad más justa con los usuarios y usuarias de los servicios de salud mental. Una sociedad sin estigmas contra la locura. Estamos en contra de las internaciones, en contra del abuso farmacológico tradicional. Existen al contrario terapias alternativas, medicamentos de tercera generación, entre otras, que reducen daños y efectos colaterales. Personalmente defiendo la Risperidona y la Olanzapina que son los nuevos fármacos que favorecen las terapias breves y efectivas.
Apussam incluye entre sus preocupaciones y motivos que nos movilizan a la reinserción social de las personas usuarias de los servicios de salud mental y nuestra lucha contra el estigma de la locura. Apussam es un grupo que lucha por los derechos de las personas usuarias, por la inclusión social, por la contención familiar y social, por los tratamientos adecuados, la labor terapia, por la priorización de las terapias ambulatorias, y en contra de la sobremedicación y del abuso de las internaciones. Estas son algunas de  nuestras bases en Apussam, donde buscamos integrar a todos los usuarios y usuarias, y devolverles su estimulo, haciendo lugar a que puedan ejercer su derecho a la participación en la sociedad. Participar en Apussam es una forma de lograr la reinserción. No queremos más estigmas, no más exclusión ni restricción de nuestras capacidades como lo han hecho en juicios de insanias. Nuestros derechos al trabajo, a la vivienda, a la salud, a la vida sana y plena, a la inclusión social parecen ser una utopía para muchos que languidecen en los servicios de internación[1].
En el año 2020 los hospitales monovalentes debieran dejar de existir. Deberían ser polivalentes, es decir que cada hospital debiera incluir servicios de salud mental. La pregunta es... cuán lejos estamos de esta meta en lo político y presupuestario; cuán lejos están los intereses sectoriales de los psiquiatras y psicólogos de aquel objetivo. No queremos que el paradigma continúe de este modo funesto en que lo conocemos.
El Órgano de Revisión creado por la Ley Nacional de Salud Menta, busca dar lugar a nuevas propuestas para solucionar o considerar problemas de los usuarios desde el acceso al  transporte, a la medicación, a la vida sin estigmas, sin prejuicio, ¿cómo encontrar el medio, cómo hacer para que la gente no nos rechace? ¡Cuántas propuestas! Qué difícil es cada pequeño acto para un ex-interno estigmatizado como si fuera un … delincuente
El Órgano de Revisión recibe nuestras denuncias, busca el respeto de nuestros derechos, vela por el cumplimiento de la Ley Nacional de Salud Mental. La reinserción laboral, las labores manuales e intelectuales, la posibilidad de volver al hogar, acceder a la comida y medicinas, parecen para quienes tenemos algunas necesidades ideales lejos de alcanzar. El Estado brinda con su planes de asistencia buena parte de lo que buscamos pero es el estigma el que sigue allí y las necesidades básicas y sociales - familia y amor aun - casi nunca apareces - somos pues  CAZADORS DE UTOPIAS

Rolando Hanono
Integrante de Apussam


[1] Más información en www.asambleadeusuariosdesaludmental.blogspot.com Facebook: Apussam Asamblea de usuarios